Twitter icon
Facebook icon

Cerro de los Siete Colores

Páginas relacionadas

El paisaje que hoy podrás observar no fue siempre el mismo sino que es resultado de una larga y compleja historia geológica. Lo que comúnmente llamamos Cerro de Siete Colores es el afloramiento de rocas correspondientes a distintos tiempos, resultado de la interacción de grandes fuerzas en la corteza terrestre y los procesos erosivos. El mismo pertenece a la región denominada Cordillera Oriental, y la variedad de colores es el producto de la acumulación de sedimentos en cuencas marinas y continentales desde hace 600 millones de años.

Es un ícono de la provincia de Jujuy y único en el país. Un lugar predilecto donde son habituales los safaris fotográficos, caminatas, cabalgatas y recorridos en bicicleta.

Te contamos un poco acerca de su paleta de colores:

  • Grises, verde oscuro y violáceo: son las rocas sedimentarias marinas más antiguas que se encuentran en la Provincia de Jujuy, correspondientes al Período Precámbrico-cámbrico (600 millones de años).
  • Morado violáceo, rosado oscuro y blanquecinos: también de origen marino, son cuarcitas y areniscas cuarzosas del Cámbrico Superior (540 millones de años), cuyos estratos albergan restos fósiles de la fauna de aquellos tiempos como, por ejemplo los Skolithus (huella de gusanos cilíndricos) o los braquiópodos (moluscos bivalvos como las almejas).
  • Colores que van del gris claro al amarillento: son afloramientos de areniscas arcillosas y lutitas del Período Ordovícico (505 millones de años).
  • Después de la primera etapa de sedimentación hubo un largo período de interrupción que continúa recién en el Cretácico (144 – 65 millones de años) con la presencia de gravas (conglomerados) y areniscas de color rojo que corresponden a este período geológico.
  • Los tonos rojizos a rosados claro: son areniscas y arcillitas más recientes del Período Terciario (65 a 2,1 millones de años) durante el cual se define la actual cuenca continental.

El proceso culmina con el depósito de areniscas y gravas (conglomerados) del Cuaternario (2,1 millones de años), especialmente en el fondo de valles y ríos. Más recientemente, la aparición del hombre en la región hace 10.000 años atrás, comienza también a modelar cambios que concluyen en la conformación del paisaje natural-cultural actual.